Páginas (haz clic en un tema para ver artículos relacionados)

lunes, 11 de febrero de 2013

Esclavo de tus palabras y dueño de tu silencio

Me gustaría comentar este refrán, que a mi entender, tiene varias interpretaciones y me da qué pensar. Y viene mi pregunta de siempre: ¿Por qué?

¿Por qué cuando decimos algo somos esclavos de lo que hemos dicho?

Responsables sí, pero ¿esclavos?

Supongo que depende de lo que se diga (o se haga), pero también depende de quién lo oiga. Por ejemplo, si estamos delante de alguien tolerante y comprensivo no es lo mismo que toparnos con alguien crítico y desconfiado, ¿verdad? Creo que este refrán deja clara que hay una restricción a nuestra libertad de expresión. Esa restricción la ponen los que esclavizan a las personas por sus actos.


A cual William Wallace, a muchos se nos llena la boca al hablar de Libertad y sin embargo, sin apenas darnos cuenta, estamos coartando la de los demás haciéndolos esclavos.

Pero este dicho tiene una interpretación más. Me explico. Hay situaciones en las que no hay vuelta atrás. Las consecuencias de nuestros actos determinan nuestra libertad. En definitiva, hay situaciones que nos esclavizan. Es la libertad mal entendida como libertinaje, la libertad malgastada y desperdiciada en tomar decisiones al tuntún o sin pensar en las consecuencias. Porque la libertad es poder hacer lo que queramos, sí, pero, ¿al precio que sea?

Os dejo un vídeo donde se trata la diferencia entre libertad y libertinaje.




Como analogía de la libertad voy a utilizar una cuerda atada. En el extremo de la cuerda están las ataduras y en el otro el cabo suelto. En medio está nuestra libertad y depende de nuestras decisiones si nos acercamos más a la atadura o al cabo suelto. Creo que para ser libres y a la vez felices, tenemos que aprender cómo ser libres sin pasar a ser esclavos o estar perdidos en la incertidumbre de las consecuencias de nuestros actos.

Relacionando las dos interpretaciones os dejo esta reflexión. En la vida hay situaciones de las que no podemos librarnos, pero creo que entre personas no podemos realizar esa labor que ya hace la propia vida de dar a cada uno su recompensa o castigo. Por eso, creo que es mejor ser libres para perdonar o no, para dar otra oportunidad o no, sabiendo que esas decisiones también nos traerán sus consecuencias. La vida pone a cada persona en su lugar. Siempre lo he pensado y lo sigo pensando, sin necesidad de tomar parte en la tarea de dar o quitar libertad a nadie si no es solo de nosotros mismos.

A continuación, tenéis varios enlaces relacionados:

http://duenademissilencios.blogspot.com.es/2010/09/esclavo-de-tus-palabras-y-dueno-de-tus.html
http://jardinauta.blogspot.com.es/2011/07/dueno-de-tu-silencio-y-esclavos-de-tus.html

Fuentes de las imágenes:
http://www.imagenesenlinea.com/like/8788
http://lajovencuba.wordpress.com/2010/07/01/amnistia-internacional-y-la-libertad-de-expresion-en-cuba/
http://es.wikipedia.org/wiki/R%C3%A1pel

2 comentarios: